Loader

CoCrea365

UNA HERRAMIENTA MÁGICA,

para que día a día decidas la vida que deseas vivir

KIT DE INICIACIÓN

INTRODUCCIÓN A LA COCREACIÓN CONSCIENTE

¿Qué pasaría si te contara que todos tenemos la capacidad de crear nuestra realidad? En realidad, es así, solo que nunca nos han enseñado cómo lograrlo. Crear nuestra realidad es algo que hacemos sin darnos cuenta, y en general somos tan inconscientes respecto de nuestros pensamientos, que no nos damos cuenta de cómo todo funciona.

Los pasos de la cocreación son simples, pero implica un cambio de paradigma.

Lo primero que tenemos que entender es que siempre estamos creando, seamos conscientes o no… el problema es que somos inconscientes, y estamos permanentemente creando lo que NO QUEREMOS EN LUGAR DE LO QUE SÍ QUEREMOS.

Para CoCrear conscientemente tienes que comprender que hay tres pasos claves. Estos no son lineales, es decir no es que ocurran necesariamente en distintos tiempos, pero para enseñarlo y aprenderlo lo dividimos.

El Primer Paso

Debo pedir exactamente lo que deseo.

Para ello el mecanismo es tan simple como enfocar completamente tu atención en ello, sin resistencias. Las resistencias las veremos más adelante, pero para que vayas comprendiendo un poco más el tema hay que tener claro que no es lo mismo decir “quiero un par de zapatos” e imaginar cómo te verías con tu nuevo par de zapatos, que pensar o decir “necesito un par de zapatos”, porque no tengo zapatos y ver que cada día los zapatos están más caros y/o no encuentro los zapatos que quisiera.

Cuando realmente eres capaz de enfocar tu atención en lo que deseas, tan solo pensar en cómo sería tenerlo o vivirlo sin miedo, en lugar de pensar en todo lo que puede salir mal o lo que te falta para ser, hacer o tener lo que deseas.

Revisa aquí el «Módulo 01 – Yo pido» completo:

El Segundo Paso

Es simplemente esperar a que el Universo se manifieste.

Este paso veces nos cuesta aún más que el primero. Pero en este punto si ya le entregaste al Universo las coordenadas precisas de lo que quieres, te toca soltar y seguir haciendo tu vida (mientras practicas el tercer paso) hasta que se desarrollen las sincronías necesarias para que tu deseo se manifieste.

El problema es que las persona somos demasiado controladoras, y cuando tenemos claro lo que queremos, de inmediato decidimos cuál es el camino que debemos desarrollar para lograrlo, en cuanto tiempo, con quienes tenemos que reunirnos, cuanto tenemos que trabajar y en qué debemos invertir.

Nos cuesta pensar en que existen caminos que desconocemos y que se van a manifestar sin nuestra intervención. Es aquí donde renegamos completamente de Dios y queremos hacer su trabajo. Y no hablo de este Dios castigador que define si mereces o no ciertas cosas, si no de este Dios – Universo con una inteligencia mágica y sincrónica que permite que todo se ponga en su lugar, en el tiempo y la forma más simple y elegante.

A los humanos nos cuesta soltar, y a través de ese control ponemos resistencia a que las cosas ocurran. Por otra parte, creemos que el Universo, que Dios, tiene condiciones para que las cosas se cumplan, por tanto, a través de esas condiciones retrasamos o nos negamos lo que hemos pedido. Por ejemplo, si creemos en la condición de que para ser “Alguien en la vida” tenemos que estudiar, en caso que seamos malos para estudiar porque no se nos dan el lenguaje o las matemáticas, entonces negamos nuestro potencial de éxito y creamos mucha carencia.

La historia está llena de personas que han triunfado y han tenido éxito a veces incluso sin tener estudios, solo por la pasión y la convicción que le ponen a lo que hacen, pero mientras nosotros le demos poder a los condicionamientos, el Universo generosamente te dice: Tus Deseos son Ordenes.

Revisa aquí el «Módulo 02 – El Universo Responde» completo:

El Tercer Paso

Recibir

El último y más difícil paso para nosotros es recibir aquello que el Universo generosamente nos entrega. Aunque parezca increíble que este sea el paso que más nos cuesta porque consiste en colocarse en la misma frecuencia vibratoria. En el universo hay una ley llamada la Ley de la Atracción, esta dice que todo lo que vibra en la misma frecuencia se atrae.

En la tierra tenemos varios dichos sobre esto: “Dios los cría y el diablo los junta”. La verdad es que hoy la física cuántica, ha realizado experimentos que prueban que esta ley no solo es real, si no que es lo que rige al Universo completo.

La Ley de la Atracción es la responsable de que cada vez que tu atención está en un problema, por ejemplo: te estás separando de tu pareja, te encuentras con personas que están viviendo lo mismo o muy parecido. O si estás viviendo algo intenso, como por ejemplo estás embarazada, te encuentras con montones de mujeres embarazadas.

Para saber cómo vibras, debes mirar a tu alrededor y ponerle atención a las conversaciones y situaciones que comienzas a atraer.

No atraes lo que deseas, si no lo que eres.

Por eso yo digo que esta parte de la cocreación consciente, es realmente lo que más se disfruta, cuando le pillas el truco, porque el único trabajo que debes hacer es centrarte en rescatar, reconocer y agradecer lo bueno que estás viviendo hoy Y DISFRUTAR EL PROCESO.

Y aquí viene lo más importante. Para saber cómo estoy vibrando, venimos equipados con un excelente GPS, “Las Emociones”. Emoción, etimológicamente quieren decir Energía en Movimiento. Es decir, es cómo sentimos estas energías, por lo que debemos aprender a prestarles atención. Para que entendamos cómo vibramos, Abraham, a través de Ester Hicks nos entregó la escala vibracional donde cada nivel vibratorio tiene la emoción que está asociada.

Revisa aquí el «Módulo 03 – Yo Recibo» completo:

Escala de Emociones/Vibraciones

1- Alegría/Conocimiento /Poder Personal /Libertad /Amor /Apreciación

2- Pasión

3- Entusiasmo / Ilusión / Felicidad

4- Expectativas Positivas/Creencia

5- Optimismo

6- Esperanza

7- Satisfacción

8- Aburrimiento

9- Pesimismo

10- Frustración / Irritación / Impaciencia

11- Agobio

12- Decepción

13- Dudas

14- Inquietud

15- Culpabilidad

16- Desánimo

17- Ira

18- Venganza

19- Odio/Rabia

20- Celos

22- Temor/Desconsuelo /Depresión /Desesperación /Impotencia

21- Inseguridad / Remordimientos / Falta de autoestima

Si se dan cuenta, la humanidad completa suele estar siempre entre el nivel 21 y el 22. Y así tenemos la vida que tenemos, porque la Ley de la Atracción solo nos entrega aquello en lo que enfocamos nuestra atención y lo que concuerda con la vibración que tenemos.

Si vibramos alto, atraemos aquellas cosas que hemos pedido que son de esa vibración. Pero si pedimos aquello que está en una vibración alta y vibramos bajo, es difícil que logremos atraer aquello que desde el punto de vista del Universo ya fue dado.

Para comenzar a atraer lo que deseas, lo que debes hacer en la práctica es vibrar como si ya lo tuvieras, convirtiéndote en su par vibracional. Una vez logrado esto, simplemente eres un imán para atraer todo lo que has soñado.

El concepto es que básicamente el Universo actúa pre- pago. Siente que ya lo tienes y se manifestará antes de que te des cuenta.

Las técnicas para lograrlo son muchas. Las más importantes, quédate en el presente, agradece y no te juzgues.

error: