Loader
 

¿Por qué me tiene que costar tanto la vida?

Hay personas a las que todo les ha costado demasiado. Viven una infancia terrible, una familia maltratada, parejas inestables, etc. Tengo miles de esas historias para contar…..

Esas son las personas que más frecuentemente se rehusan a creer que uno crea su realidad. Y les encuentro toda la razón. Porque en ningún momento quisieron crear lo que vivieron y es una locura pensar que pudieran crear tanto horror en sus vidas.

Efectivamente hay personas que de principio a fin se dedican a sufrir por los horrores que les tocan. ¿Por qué les tiene que costar tanto? Esa respuesta no la tengo. Yo creo que ellas necesitaban equilibrar algo en sus vidas y para ello decidieron ponerse en un extremo. Pero de lo que sí estoy segura es que sí, se crearon lo que viven. Pero antes de que me peguen por decir eso, les explico.

  1. Existe un plano de creación que tiene que ver con el plan de vida. Ese plan de vida obedece a los objetivos que te trazaste antes de nacer. Aprender que somos amor, es algo que solo descubres cuando sabes lo que no es amor. Saber que eres luz, es algo que aprendes cuando descubre que no eres oscuridad…. la luz en la luz no se ve.
  2. Luego al nacer en una familia dolorosamente maltratadora, aprendemos a creer que lo merecemos. Y crecemos con falta de autoestima, y normalizamos el maltrato hacia nosotros mismos, siendo probablemente nosotros mismos quienes comenzamos a tomar «malas decisiones» que perpetúan ese maltrato. Escogemos amigos y parejas abandonadoras, narcisas, pulposas y abusadoras, porque es lo que conocemos. Estamos administrando lo que creemos que somos en lugar de crear algo distinto.

Así es como nosotros mismos comenzamos a crear lo que no deseamos en nuestras vidas. Porque es lo que conocemos, es lo que aprendimos, y sin saber al enfocar nuestra atención en ello lo perpetuamos. Comienzan a pasar cosas terribles en nuestras vidas que nos ponen al límite…. y entonces de pronto sucede algo que nos hace tocar fono y nos preguntamos para que nacimos. Y recién ahí se abre la posibilidad de dejar de representar el papel de la víctima. Si le hacemos caso a este llamado del alma tenemos el potencial de cambiar antes que cualquiera, y comenzar a vivir una vida plena muy rápido. Si no hacemos caso, seguimos en la rueda hasta que pasa algo peor que nos despierta…. o encarnamos de nuevo con la oportunidad de esta vez sí, ahora sí salir de ahí y reconocer quienes somos de una vez.