Loader
 

Perdónalos, no saben lo que hacen

Durante dos mil años nos han pedido que creamos que el sacrificio de Cristo en la cruz, fue para expiar nuestros pecados. Pero hoy quiero hacer una reflexión a la luz de lo que nos dice Un Curso de Milagros.

Si la expiación es deshacer el error, entonces el «sacrificio» de Cristo no fue para pagar nuestras culpas. Fue para que nos deshagamos del error de percepción que tenemos y que nos aleja, nos separa de la Fuente o de Dios.

Creemos que somos separados porque nos hemos convencido de que somos un cuerpo habitado por un alma. Cristo nos vino a enseñar que somos un alma habitando un cuerpo.  Que el cuerpo es el vehículo de un alma inmortal que no puede morir.  La razón de la crucifixión fue para demostrar la inmortalidad del alma a través de la resurrección. Cristo no tenía que morir crucificado, tenía que morir de manera público, inequívoca para mostrarle a todos sus seguidores que había muerto, para después resucitar.

Morir en la Cruz

En ese entonces, la forma de morir pública, era en la cruz. La cruz de los que eran juzgados por ladrones, por delincuentes. Cristo no quiso morir en la cruz, solo quiso morir para demostrar que no somos mortales. La cruz fue solo un evento en un contexto histórico. Es  la forma brutal que tenemos los seres humanos de destruir todo lo que es distinto a nosotros, a lo que le tenemos miedo. La cruz no es más que el símbolo del miedo y en lugar de entender lo que realmente pasó, honramos a Cristo crucificado y no a Cristo vivo. A Cristo inmortal y eterno. Hoy debiéramos bajar de la cruz a todos los Cristos del planeta y dejar de enaltecer el símbolo del miedo, porque él no tuvo miedo.

Hoy es día de celebración, no porque Cristo haya expiado nuestros pecados. Ni porque haya resucitado, si no porque nos mostró nuestro error de percepción. No estamos separados de Dios, nunca lo hemos estado, tan solo lo olvidamos, y él, lo viene a recordar. Perdónalos porque no saben lo que hacen, es una declaración de ello. Porque cuando creemos que somos cuerpo, creemos que somos limitados y carentes. Entonces somos capaces de las más terribles atrocidades. Porque no tenemos idea de lo que hacemos. Porque creemos que tenemos un cuerpo que defender, una idea que defender, una posición que defender. Perdónalos, porque no saben lo que hacen, es lo que dice quien recuperó la cordura y nos viene a mostrar a través de la experiencia que somos mucho más de lo que creemos ser en estos cuerpos limitados.

Hoy es día de celebración, no por Cristo, si no porque cada uno de nosotros puede recuperar la cordura, sacarse el velo de la ignorancia de los ojos y comenzar a mirarte como un hijo más de un Dios Padre/Madre.