Loader
 

Moraleja, nunca más ir con hambre al supermercado

Es domingo y me levanto en silencio. Es cerca de mediodía pero los demás siguen durmiendo.

Voy a la cocina a ver que me preparo de desayuno y al mirar alrededor veo el queque que prepare ayer sobre la mesa. En realidad no es el queque, las migas del queque y medio trozo. Hace años que no preparaba queque.

Lo quedo mirando y me pregunto porqué lo hice.

Ayer cuando fui al supermercado tenia ganas de algo dulce. Tenia hambre, mucha hambre porque no había almorzado y era tarde. Compré lo que necesitaba pero eché esta mezcla de queque instantáneo para satisfacer las ganas de comer algo dulce.

Es como si cuando tuviera hambre se me olvidara toda la conciencia que tengo respecto de lo que nos hace bien y nos hace mal. Me da la impresión de que cuando tenemos hambre literal o tenemos hambre en modo sobrevivencia es decir cuando nuestra única preocupación es como llegar a fin de mes, se apagara el interruptor de conciencia en la cabeza. Como si por un momento todo lo que ya sé se olvidara y fuera puesto en un paréntesis para satisfacer una orden interna mucho más poderosa.

Sé que el azúcar procesada me hace mal, y no hablo de las calorías si no de la inflamación, de la baja de defensas, del aumento de la glucosa en la sangre y el hígado y el páncreas trabajando a tope para volverme a mis niveles normales.

Sé que el harina blanca me hace mal, y de nuevo no hablo de las calorías si no de cómo me permean el intestino porque el gluten que contiene no lo puedo digerir, de cómo me intoxican y genero edema en todo el cuerpo y la muestra está en el espejo al mirar las bolsas con las que desperté debajo de los ojos.

Pero tuve hambre y lo compré, lo batí, lo puse al horno y comí. Comí yo y le di a las personas que amo.

Cuando miro conscientemente lo que sucedió, parece que fuera un completo sin sentido. Y no se trata de tener culpa al respecto, en realidad no es ese el problema. Solo me gustaría entender porque una persona que sabe, cuando tiene hambre puede olvidar todo lo que sabe para dejarse llevar por un deseo interno que es autodestructivo. Es como la adicción a las drogas.

¿Como le vamos a pedir a las personas que sean conscientes de lo que comen si todavía están en modo de sobrevivencia? Si ni siquiera soy capaz de detener el impulso yo misma cuando sé todo lo que sé?

Moraleja, nunca más ir con hambre al supermercado. Y seguir investigando porqué la conciencia se apaga cuando estamos en modo sobrevivencia.