Loader
 

Meditación de Octubre: lo que veo en ti

Una de las principales dificultades que tenemos es dejar de juzgar a los demás. Este mes, nos veremos confrontados a muchas situaciones que nos van a revelar lo que necesitamos ver en nosotros mismos.

La ley del espejo, es una de las herramientas más poderosas que podemos aprovechar para nuestro crecimiento personal.

La meditación de este mes, estará enfocada a mirarnos de frente a través de los demás, e ir liberando estos karmas que se originan en la forma en que nos relacionamos con el resto.

Para ello, busca un lugar cómodo, pon música (te dejo playlist) y cierra los ojos. Inhala diez veces profundamente y luego inhala en cuatro tiempos y exhala en seis tiempos. Al mismo tiempo piensa en alguna persona con la que tienes o has tenido conflicto en el pasado. En el caso que sea una persona del pasado, es importante que aunque no veas a las personas actualmente, tu sensación sea de que hay algo pendiente aún y sin resolver.

Sigues con los ojos cerrados, inhalando en cuatro tiempo y exhalando en seis. Imagina que la persona se sienta frente a ti. Observa las emociones que tienes respecto de esta persona. ¿Te enoja, te da pena, te conmueve?, ¿Cómo sientes tu cuerpo? ¿Sientes que hay alguna parte de tí que se contrae? Ahora mentalmente, o en voz alta le dice: ______(nombre)________, te he pedido que vengas porque siento que tenemos algo sin resolver. Si te recuerdo y me generas emociones es porque me importas y viniste a mi vida a mostrarme algo.

Tu me hiciste….. (cuenta todo lo que supuestamente esta persona te hizo)

Yo sentí ____ (cuenta cómo te sentiste y te sientes respecto de lo que pasó)

(Nombre) —- sé que viniste a mi vida a ser mi maestro(a), y entiendo que esto es para los dos lados. Porque yo necesitaba vivir esto para mostrarme algo.

Contigo aprendí_______________

Y yo me lo hice a través tuyo para darme cuenta.

Gracias por darme esta oportunidad y espero haber sido de utilidad para ti también al ser parte de mi camino.

En este momento, termina toda deuda entre nosotros. No te debo nada ni me debes nada, cada cual cumplimos perfectamente nuestro papel.

Si hay algo más que deba aprender de tí o tu de mí, que así sea. De lo contrario me libero y te libero. Dejo de atarte y atarme a través de mi victimización o la culpa.

Entiendo que todo es perfecto, y que somos uno.

Amén.

Esta meditación la puedes hacer solo una vez al día y solo con una persona. Una vez terminada la meditación envuelve en luz verde o rosada e imaginas que la persona que estaba frente a ti se eleva rodeada(o) de luz rosada y se pierde en el horizonte.



error: