Loader
 

La Certeza como base de la Fe

Cuando re creamos la vida, hay una suerte de estabilidad que nos genera calma. No porque realmente la vida sea calmada, si no porque es conocido.

Qué miedo dar un salto, porque no conozco el resultado. El punto es que si te atreves, la vida nunca más va a ser la misma. Pero no tienes porqué andar por la vida dando saltos mortales, porque si bien un acto de fe siempre es necesario, este acto de fe debe surgir desde la certeza.

Hablemos de la Certeza

La certeza nace del conocimiento. El conocimiento de que todo está bien y estará bien ya que depende únicamente de mí. La certeza nace de la convicción de que yo soy dueña de mi destino y no una víctima de las circunstancias.

El único conocimiento que me da verdadera certeza es la de saber que la realidad la creo a través de mis pensamientos, y que yo puedo estar en total «control» de mis pensamientos. Mi mente me pertenece y yo puedo orientarla para que esté a mi servicio y ella no me gobierna a mi.

Aparentemente esto es lógico, sin embargo si miramos alrededor y a nosotr@s mismas, descubriremos que la mente nos gobierna la mayor parte del tiempo. La mente, es una herramienta maravillosa cuando nos permite crear, deducir, razonar. Sin embargo es un verdugo cuando nos lleva a imaginar horrores, carencia, sufrimiento y muerte y nosotros le damos tanto poder que maneja nuestras emociones y sentimientos hasta convertirnos en su títere.

¿Cuántas veces al día tus emociones responden a lo que estás imaginando o recordando en lugar de lo que hay afuera?

Mira a tu alrededor. ¿Por qué estás temiendo ahora? Pasa algo en este preciso momento que te haga pensar que estás siendo ataca@ y debes defenderte? Si la respuesta es no, y estoy segura de que es así. ¿Porqué tu cuerpo está en alerta, en modo huida o ataque? ¿Porqué tu respiración es superficial, tus latidos acelerados?

¿Cómo voy a tener certeza si no confío en mí y creo que soy víctima?

Las personas creen que tener fe es obligarse a confiar. Yo creo que no se puede tener fe y miedo al mismo tiempo. No puedes obligarte a confiar, tienes que confiar porque SABES que todo va a estar bien.

Estos días van a estar revueltos. Vamos a ver muchas cosas a nuestro alrededor que aparentemente nos van a mostrar que las cosas están muy complicadas. Es el momento para practicar la certeza, porque cuando la tienes, el mundo puede caerse a pedazos y no va a importar.

Este fin de semana, vamos a ir preparando el camino para la certeza. El lunes el ejercicio para la semana va a consistir en ir acrecentando esta confianza en tí, pero para eso, el primer paso este fin de semana es:

  • Respira. Respira profundo cada vez que puedas. Si se te olvida pone una alarma al menos cada una hora. En ese instante mientras respiras, mira alrededor, sale de la bruma en que estás descubre que aquí hay calma. Que no está pasando nada, que no hay nada que temer.
  • Sale de tu mente torturadora la mayor cantidad de veces posible durante el día.
  • En la noche date un baño de tina con agua caliente y 1kg de sal de mar.
  • Escucha este hermoso album de santa kaur que te comparto a través de spotify.