Loader
 

Imagina que hoy vas a morir.

Si hoy en la mañana se te acercara un ángel, y te dijera: -Prepárate, porque hoy vas a morir. No tengas miedo, porque no vas a sufrir, pero dejarás este plano.

¿Qué harías tú? ¿Perderías este día sufriendo? ¿Qué es lo que te importaría en ese instante?

Probablemente si me dijeran que este día muero, correría a buscar a las personas que amo, solo para abrazarles y decirles lo que siento por ell@s y lo que quisiera traspasarles antes de dejarles. Sin duda escribiría mucho para decir y expresar aquellas cosas que ms hijos necesitarían escuchar cuando lleguen a momentos o hitos importantes de su vida.

Y luego, disfrutaría de caminar, de sentir el aire, de ver y sentir la tierra bajo mis pies. Comería rico, escucharía mi música preferida. Me daría un baño. No habría tiempo para echar de menos, para sufrir porque cada segundo sería el más importante de la vida. Estar en el presente y disfrutar cada milésima de tiempo y espacio por ultima vez.

Si te dijeran que vas a morir en pocas horas, probablemente serían las horas mejor aprovechadas de toda tu vida. harías aquello que es importante y no te perderías en dramas innecesarios porque no habría tiempo para ello.

Y si te digo que estás muriendo. Estás muriendo cada día, cada día te quedan menos para dejar este plano. Tal vez lo que necesitamos para ser más felices, es no perder de vista que estamos muriendo. Tal vez, ese recordatorio nos pondría en perspectiva y nos permitiría separar lo importante de todo el drama que nos rodea.

Tal vez, solo por hoy hacer ese ejercicios nos cambie la vida. Y al vivir el día como si fuéramos a morir, viviríamos por primera vez.

Haz el esfuerzo y trata de que este día sea un día más en tu vida y no un día menos.