Loader

EL UNIVERSO RESPONDE

Módulo 02

El segundo paso de la cocreación consciente realmente no es nuestro, pero entenderlo es lo que nos va a permitir soltar lo que no nos corresponde hacer.

En este punto, que ya pediste lo que quieres, el cómo, deja de ser tu problema.

Y aunque parezca esquizofrénico desde la perspectiva del universo que nos metamos en lo que no nos corresponde, es la parte que más intentamos hacer a diario.

Cada vez que tienes un nuevo proyecto ¿Qué haces? No importa si es arreglar el jardín o construir tu nueva casa o tener una empresa multimillonaria. Da igual, siempre hacemos lo mismo.

Decidimos qué queremos (generalmente desde la limitación que nos autoimponemos) diciendo, primero voy a tener este poco, luego este otro poco porque claro no se puede tener todo de una vez.

El lunes voy a ir a la tienda, voy a comprar todas las flores, el pasto, la tierra y las piedras. Las voy a cargar, a descargar, a picar la tierra, a sembrar… de puro pensarlo realmente me cansé.

Claro que si realmente me gusta hacer todo eso está muy bien. Pero no es mi caso, me gusta tener lo lindo, pero para sentarme en una reposera al lado de la piscina a disfrutar del paisaje.

Pero bueno, el ejemplo es de cómo lo hacemos todo, realmente todo en el tiempo y de la única forma que conocemos o creemos conocer.

¿Qué pasa cuando comprendemos la forma en que actúa el universo?

Pues decido las flores que quiero, el pasto, el diseño. Ese es mi fuerte, imaginar qué quiero. Posteriormente comienzo a alinearme con lo que pedí, sentir lo bello que va a quedar, incluso antes de comenzar a trabajar.

Si siento el impulso, voy a colocar un mensaje en el chat del barrio para preguntar dónde consiguieron esas flores tan lindas de la entrada y me van a responder por ejemplo que no saben pero que me pueden dar el dato del jardinero o empresa paisajista que las trajo.

Si sientes el impulso vas a llamar, y la persona que te contesta estará encantada de aclarar tus dudas, será una conversación divertida y amena. La persona queda en mandarte a alguien que te haga una cotización y la persona llega justo cuando para ti es mas cómodo recibirlo y la cotización…. es exactamente el precio que estabas pensando que debería ser.

No sabes ni como sucedió, pero tu jardín está listo de forma fácil, rápida con el mínimo esfuerzo de tu parte.

Sientes que todo se alinea, que lo que tenías que hacer lo hiciste de manera fácil y que cuando lo hiciste, al otro lado todo estaba disponible para darte respuesta.

Cuando CoCreamos conscientemente y alineamos al 100% nuestro deseo con lo que pedimos, todo fluye como por arte de magia.

Sin embargo, entender que el universo siempre responde implica también la responsabilidad de saber que ahora mismo también está respondiendo, y lo está haciendo exactamente a lo que nosotros creemos que merecemos y pedimos.

Si pienso en el jardín nuevo que quiero, pero también en lo difícil que va a ser, entonces el universo responde dándotelo de manera difícil.

Si pienso en que quiero un aumento, pero me falta más experiencia para tenerlo, el universo te lo da después de años de experiencia.

Si pienso quiero más dinero, pero pienso que obtenerlo es con mucho trabajo y sacrificio, el universo no te lo dará hasta que te hayas sacrificado y esforzado lo suficiente.

El Universo no tiene requisitos ni condiciones, somos nosotros los que las tenemos y el universo no hace más que responder.

Si yo pienso que no soy perfecta, no soy digna de ser amada, y creo que no merezco…. el universo responde a mi falta de merecimiento, a mi falta de amor propio y a mi culpa. Nosotros creemos y creamos en consecuencia, porque el universo va a responder sin condiciones. No te premia ni te castiga, eso lo haces tú en la medida que crees que lo mereces.

Las grandes condicionantes que tenemos son:

La Cultura

Nos dicta las reglas del juego respecto de cómo son las cosas. Nos inculca creencias como “si no estudias nuca vas a ser nadie”, “las personas que tienen mucho dinero de seguro son ladrones”, “la gente floja no llega a ninguna parte”, “hay carreras que son rentables y otras en las que te mueres de hambre”.

La Familia

Las lealtades familiares son mucho más poderosas de lo que imaginamos. Una de las lealtades más comunes es: “si uno de nostros está mal, todos estamos mal”, y en lugar de nivelar para arriba se “oculta” desde la culpa si estás mejor que el resto para que no se sientan mal.

Otra de las lealtades familiares es “nosotros somos una familia esforzada” y cualquiera que no se “esfuerce” lo suficiente va a sentir culpa si las cosas le llegan demasiado fácil y probablemente buscará maneras inconscientes de boicotearlo.

La familia de migrantes es una tremenda condicionante familiar. Primero que nada, porque en la familia existe este héroe familiar que legó a un continente lejano sin tener absolutamente nada y logró tener familia, criar y educar a muchos hijos y darles sustento. El esfuerzo y sacrificio de ese hombre y/o mujer debe ser honrado tratando de llegar a ser como él o ella, ser épicos. Si desde tu perspectiva no eres tan impecable como ellos ni logras lo que ellos no eres digno/a de ser parte de esta familia.

Las experiencias de vida

Un dicho que leí alguna vez es: si te pasa una vez puede ser que no pase nunca más, pero si te pasa dos veces, es seguro que pasa tres.
Y es que nuestras creencias crean realidad y cuando se manifiestan tenemos la opción de creer que no va a volver a pasar, pero cuando ya ha pasado dos veces es porque esa creencia está tan arraigada que la re-creo una y otra vez.

Esa es la razón por la que habitualmente en una casa no entran a robar una, si no varias veces. Esa es la razón por la que si una persona tiene una pareja abusadora siempre encuentra nuevas parejas que resultan ser abusadoras, y podría seguir dando ejemplos infinitamente. El ejemplo que más me gusta es la de una señora que se ganó la lotería tres veces, o al menos iban tres veces hasta ese momento y fue hace años. Y es que cuando ella comenzó a creer que ganarse la lotería era fácil y ya lo había vivido varias veces en realidad lo creaba con una facilidad increíble.

Las heridas del niño/a interno.

Esta es tal vez la condicionante más fuerte y más invisible al momento de crear.

Nuestros niños/as internos representan aquellas heridas emocionales que recibimos de nuestro entorno entre los 0 y los 7 años. La causa de esto es que, en esa edad, la corteza cerebral no está plenamente formada en los niños. La corteza es la responsable de nuestro razonamiento lógico, nuestra memoria a corto plazo y nuestra forma lineal de ordenar las cosas que vivimos. Cuando esta no está desarrollada plenamente los estímulos que recibimos pasa directo a nuestro cerebro límbico, que es la parte responsable de nuestras emociones.

Te pongo el siguiente ejemplo:
Le dices a tu hijo de cuatro años “- si te portas bien, te voy a regalar para tu cumpleaños ese juguete que quieres”, pero justo antes del cumpleaños hubo un gasto imprevisto y no puedes comprarlo.

Le podemos decir al niño que no tenemos dinero, y asumimos que se va a dar cuenta que eso implica que no va a tener el juguete (razonamiento lógico) o muchos asumen que seguro se le olvidó y no vuelven a tocar el tema. Duele mirar a tu hijo de frente y decir: No puedo.

El niño entiende que no tienes dinero, pero eso no tiene nada que ver con su regalo porque el sí se portó bien. Y no, no se le olvidó, porque cree en su padre o madre y todo lo que diga para el o ella es la verdad absoluta.

Cuando el niño no recibe lo que quería, con su corteza cerebral sin desarrollar, lo que ocurre es que e estímulo pasa directo al límbico como una emoción que no logra procesar. Independiente si muestra o no su frustración la lectura que hace es: no me porté suficientemente bien, no soy suficiente, haga lo que haga no soy digno ni merecedor de tener lo que quiero.

Este mensaje queda grabado a fuego. El mensaje en el límbico no tiene tiempo, por tanto, el mensaje va a ser “recordado” cada vez que quiera algo de verdad con muchas ganas, y cada vez que no lo reciba (porque no me siento merecedor/a) se va a grabar con más fuerza finalmente en el cerebelo, donde está toda la información que opera en el inconsciente.

Sanar el niño interno, es fundamental para deshacernos de todos estos condicionamientos que no nos permiten avanzar en la vida y nos limitan desde lo más profundo de nuestro ser.

Todos estos condicionamientos operan en nuestro inconsciente, y el universo que no hace juicios respecto de lo que pedimos y si realmente eso es bueno para nosotros o no, simplemente siempre responde.