Loader
 

Ejercicio de la semana: ¿Qué tengo para dar?

Vivimos en una sociedad muy individualista, donde la gratificación propia es el principal objetivo. Queremos que nos den, que nos entreguen, pero pocas veces queremos dar realmente.

Y si damos, es para sentirnos mejor, para expiar las culpas, o para inconscientemente buscar la forma de hacer sentir al otro inferioridad. Si lo sé. la mayoría de nosotros diría, noooo. Yo soy una persona generosa, siempre estoy dando a los demás. Y yo te digo: si crees que das es porque no estás dando, si no que estás pidiendo.

Te lo explico: cuando una persona da a otro lo que no tiene, entonces consiente o inconscientemente está generando una deuda. Esa deuda debe ser pagada. A veces es de manera directa, por ejemplo cuando una mamá te compra un regalo, pero a cambio pide que te comportes bien.

Otras veces esta deuda es abstracta, y la debe pagar la sociedad, el estado o derechamente Dios. La sociedad te puede dar prestigio, el estado beneficios, y Dios…. perdón.

El dar lo que no tienes es un sacrificio, te deja carente y por tanto genera culpa.

Cuando das lo que tienes, lo que surge de hecho es el deseo de compartir. No sientes que estás dando, si no lo que surge es gratitud con el otro por recibir porque te permite disfrutar en conjunto. La misma mamá que invita a sus hijos a comer afuera para celebrar algo. El dar, cuando realmente estamos dando se siente como felicidad y no genera culpa o el deseo inconsciente de recibir algo a cambio.

Esta semana el viernes 24 de Enero, tenemos una luna nueva en acuario. Cada luna nueva es el inicio de un nuevo proyecto que nos ayude a crecer y a crear una vida mas plena y más abundante. La luna nueva en acuario te ayuda a soñar alto, pero para aprovechar al máximo esta energía debemos preguntarnos qué tenemos para dar.

Esta semana piensa:

1º ¿Qué quiero cambiar en mi vida el 2020? Aquello que te has dado cuenta que ya no funciona, desde lo muy básico como horarios de trabajo, o el tiempo que dedicamos a nosotros mismos, hasta un cambio radical en la vida.

2º ¿Qué tengo para ofrecer en este cambio? Yo soy mucho mas abundante de lo que creo, tengo mucho para ofrecer y si lo veo entonces estaré alineándome con mi deseo.

Descubrir lo que tengo para generar este cambio, me permite generar una estrategia que me guiará a sentir que soy capaz, a encontrar mis recursos físicos, biológicos, espirituales para lograrlo. No habrá sacrificio de por medio y estaré creando más abundancia.

¿Qué tienes para dar? Esa es la pregunta que debieras pensar toda la semana.