Loader
 

ejercicio de la semana – preparando el eclipse de sol

Los eclipses de sol tienen la capacidad de hacernos transformar nuestras estructuras. Es un reseteo que nos ayuda a identificar qué parte del programa ya está obsoleto y debemos comenzar a re pensar. Durante Diciembre y Enero, probablemente te encontrarás con situaciones que te mostrarán con claridad que es lo que ya no puede ir más, porque nos hace daño o nos genera un desgaste innecesario.

Para ello, es que cada situación que no nos acomode, debemos preguntarnos qué es lo que quisiéramos que suceda y por qué no lo estamos permitiendo.

No necesitamos esperar a que la situación se vuelva insoportable. S aprendemos a ver las pequeñas señales, será mucho mas fácil generar los ajustes, que si esperamos a que las cosas se vuelven terribles.

Por ejemplo, una situación con el trabajo, en la que sentimos que no nos reconocen ni nos consideran como deberían, podría ser una llamada de atención. Hay situaciones que son molestas, pero que no tienen efectos en nuestro sueldo, en nuestra casa, o en aquello que afecta nuestra calidad de vida. Mientras sigamos creyendo que las cosas simplemente nos suceden de manera casual y que no tenemos poder sobre ellas, difícilmente podremos hacer algo al respecto.

La falta de poder nos conduce a la falta de acción cuando podemos prevenir y la necesidad de resolver posteriormente aquello que nosotros mismos hemos creado. Así la materia transforma la materia en lugar de dejar de provocar lo que no queremos.

Estas semanas es especialmente importante que tengas mucha conciencia de los «maestros» que entrarán en tu vida. Si una persona entra, o sale, si te llega información que te alerta sobre algo…. no debes dejarlo pasar. Siempre siempre el universo te va a alertar sobre aquello que está a punto de llegar, bueno o malo. El único problema es que a nosotros se nos olvidó escuchar las señales.

Para permitir que las señales sean entregadas, debemos estar muy atentos/as y en lo posible, no dejar que la vida pase de largo sin tomar atención de los pequeños cambios que nos afectan día a día.

Para ello, vamos a registrar lo que se repite como patrones. Por ejemplo, la semana pasada se retrasó el envío de un pedido que realice por internet. Lo dejé pasar, y resulta ser que a los dos días se volvió a retrasar otro pedido, pero esta vez tuvo mucho mayores consecuencias porque me hicieron volver a pagar el envío. Nuevamente no le tomé atención y el viernes, un envío enorme fue enviado a otra dirección.

Si tomo conciencia del patrón, me resulta mucho mas fácil el poder realizar el ajuste de aquello que lo genera: para ello me puedo preguntar ¿Qué significan aquellas cosas que estoy pidiendo en este momento? ¿Por qué estoy retrasando la entrega de lo que pedí? ¿Qué significa todo ello para mí? El patrón, me indica que es lo que estoy creando y por qué.