Loader
 

dejar de contener la tristeza

Una de las 5 emociones de la que hemos hablado es la tristeza. La razón por la que nos hicieron reprimir la tristeza en la niñez, fue porque los adultos creían que si nosotros nos sentíamos triste era porque ellos estaban haciendo mal su trabajo. Eso pasa cuando las personas ponemos nuestra felicidad en otros. Desgraciadamente el hacer responsables a los demás de nuestra felicidad a otros no es solo con los hijos, si no también con parejas, amigos etc.

El ejercicio de hoy consiste en preguntarte si estás reteniendo la tristeza en tu vida. Piensa en el día a día. ¿Cuántas veces tienes la sensación de que quisieras llorar?

Llorar nos cuesta mucho, y no queremos que nadie nos vea haciendo. Pero hoy te propongo que hagas el ejercicio de darte un baño de tina. Puedes llenarlo de espumas y le agregas 1 kg. de sal de mar.

En la tina de baño, cierra los ojos y conecta con el agua que te rodea. Piensa que esta agua salada son tus lágrimas no lloradas. Sumérgete en ellas, y dile a tu cuerpo que aceptas las lágrimas y permites que estas salgan. Tienes derecho a sentir pena por las pérdidas de tu vida. No importa si es una persona amada, tu mascota o el celular. Cada pérdida da pena, pero si la reprimimos nos deprimimos. Deja que salga la pena, no necesariamente como llanto, pero permite sentir cada lágrima no llorada.

Cuando termines, prométete nunca más reprimir la pena. Haz un compromiso contigo de cuidarte, y nunca más obligarte a reprimir algo tan natural como la pena.