Loader
 

amazona en llamas

Un infierno que se ha desatado hace semanas, ya ha llegado a magnitudes que obligan a reaccionar a nivel global. Las imágenes son impactantes, pues una reserva del mundo de biosfera está ardiendo en llamas.

Cada punto rojo es un foco de incendio

Lo que ha creado este incendio descomunal, es nuestra conciencia colectiva, es nuestra creación colectiva. No son solo los agricultores que deforestan el equivalente a una cancha de fútbol cada tres minutos, ni políticos que creen que la tierra y los bosques son un bien de consumo que puede transarse en la bolsa y que debe operar las leyes del mercado por sobre un patrimonio que es de toda la humanidad.

La tierra está viva y está ardiendo en llamas, porque las llamas representan la Ira,y la ira es la reacción natural a la agresión.

La tierra eres tú y soy yo, que estamos interconectados. No está afuera de nosotros, está adentro. Así como tu eres yo, la tierra tambien es parte mía.

El fuego no está afuera, está adentro, el fuego que lo transmuta todo y permite un nuevo comienzo o el fuego que destruye y genera muerte y dolor.

Este es el momento para que cada uno de nosotros se una a la conciencia colectiva y ayude a transmutar tanta agresión en amor.

Este es el momento en que podemos entender que co creamos en conjunto y necesitamos vivirlo desde la práctica y no desde la teoría.

Meditación para transmutar el dolor en amor. Ayudemos a apagar el fuego en la Amazonia.

Para ayudar a resolver esto, no basta con decir, ahhh está tan lejos, esto no me pertenece. Debemos tomar responsabilidad directa, porque si lees esto entró en tu campo.

Busca un lugar tranquilo, cierra los ojos y siente dónde está la ira en tu cuerpo. Reconoce tu enojo, porque es natural sentir que estás enojada/o cuando te han agredido.

Ahora visualiza que ese enojo se transforma e fuego. El fuego tiene una llama de color violeta y todo el dolor es transformado en amor.

Ahora visualiza el fuego en el Amazonas. Transforma esas llamas en violeta, y visualiza como todo el dolor que lo originó se va liberando y se transforma en amor.

Respira profundo, calma la mente, calma el corazón y con cada respiración transmuta en tí el dolor.

Cuando puedas sentir que dentro de tí, y en el Amazonas el fuego deja de arder, entonces vuelve a abrir los ajos y agradece a la tierra esta oportunidad de sanar a través de ella.